Lunes 3 de junio de 2019 / Derechos

18 años del secuestro y desaparición forzada de Kimy Pernía Domicó

Kimi es recordado como el líder indígena que se enfrentó con la clase poderosa que gobernaba el departamento del Córdoba, y que había decidido inundar las tierras del resguardo Karagabí para construir la hidroeléctrica Urrá.

#SinOlvido

https://www.justiciaypazcolombia.com/kimy-pernia/

https://issuu.com/soldepaz-pachakuti/docs/kimy_palabra_y_espiritu_de_un_rio.pdf

http://www.semillas.org.co/es/kimy-perna-domic-entrevista-agosto-de-2001

http://www.semillas.org.co/es/kimy-palabra-y-espritu-de-un-ro
Desde el día 2 de junio del 2001 venimos exigiéndole al gobierno nacional y a las autoridades para que adelanten las investigaciones para dar con el paradero de nuestro líder, en muchas ocasiones exigimos a los paramilitares que nos informaran sobre la situación de nuestro hermano y nunca recibimos información al respecto...

Exigimos al gobierno colombiano que se adelanten todas las investigaciones del caso ya que este magnicidio no debe quedar impune..

El jefe paramilitar Salvatore Mancuso, dentro del proceso que se le adelanta por parte de la justicia colombiana confesó que nuestro hermano y gran líder KIMI PERNÃ A DOMICó, fue asesinado.

Nuestro clamor y nuestro llanto vienen desde entonces cuando en pleno corazón del paramilitarismo y la barbarie nos atrevimos a denunciar públicamente la directa responsabilidad de estas negras fuerzas que tenían y tienen como fin entre otros el acallar a punta de motosierra y violencia las voces de quienes luchan haciendo uso de la palabra, el intelecto y la razón. Nuestro líder solo buscaba mediante la denuncia de los atropellos e impactos generados por la construcción de la Hidroeléctrica de Urrá en nuestro territorio, que se respetaran los derechos fundamentales de nuestro pueblo.

Resaltamos la ardua labor adelantada por nuestro líder quien visitó y fue nuestro embajador en países como : Canadá, Estados Unidos, Argentina, etc.. estas acciones de una u otra forma contribuyeron en su momento a definir espacios de concertación de nuestros derechos, con el gobierno nacional y con la empresa Urrá, acciones que también le valieron el Premio John Humphrey por la paz otorgado por organizaciones Canadienses.