Jueves 17 de septiembre de 2020 / Derechos

Pueblo misak

#PuebloMisak Derriba estatua de Sebastián de Belalcázar, como un acto simbólico de #RESISTENCIA
Para quienes no han entendido el acto simbólico y tildan de vándalos a quienes lo hicieron. ¿Qué sucedió entre 1535 y 1537 cuando fue fundada la ciudad de Popayán? CRIC: Si al gobierno le duelen las estatuas a nosotros nos duelen las vidas. Comunicado frente a los hechos ocurridos en el Morro de Tulcán de Popayán por las comunidades indígenas del pueblo Misak. En lo corrido del año han sido asesinados 65 integrantes de las comunidades indígenas en el Cauca, muchos de estos homicidios están en proceso de investigación, la justicia no opera con celeridad. https://www.cric-colombia.org/portal/si-al-gobierno-le-indigna-la-violencia-contra-las-estatuas-a-nosotros-nos-duelen-las-vidas-existentes-que-nos-arrebata-la-violencia-de-carne-y-hueso/?fbclid=IwAR0h038SwXNnSQ3d306ueJkjebEXFLVX2ZyLTOq9Rw2dMiCpvtoa_XwsvO4 Con la llegada de los españoles con Cristóbal Colón en 1492 y la posterior desestructuración del mundo indígena en América a través de la ruta de la colonización, los pueblos del antiguo Valle de Pubeza donde está hoy la ciudad de Popayán, y las tierras aledañas, sufrieron el embate conquistador y no fueron ajenos a este proceso. Los pubenenses, viejos habitantes de este territorio, que comprende lo que actualmente es Popayán - Timbío - Totoró - Puracé - Silvia, estaban organizados en lo que se conoce como el "Imperio confederado de los Pubenenses" o "Confederación Guambiano Coconuco", y eran comandados bajo el liderazgo y la autoridad política y militar del gran Yasguén, Pubén, quién años más tarde concedería su poder de gobierno a sus hijos, Payán y Calambás. Los dos hermanos caciques, gobernaron cada uno, una de las mitades del territorio. El cacique Calambás, dirigía en las tierras altas de la cordillera, mientras que Payán, tenía la responsabilidad de custodiar las tierras planas de clima más benigno donde se hallaba el pueblo principal de Pubén, lugar donde vivía su padre. El Valle de Popayán y sus alrededores estuvo al mando por décadas de Pubén, Payán y Calambás, quiénes además de dirigir campañas de expansión territorial hacia tierras de otros pueblos, lo protegían del acecho de otros grupos indígenas que circundaban la región, como los pijaos del oriente y los patías en el sur. Esto fue hasta el año de 1535, cuando el excursionista y militar español, Sebastián de Belalcázar, luego de conquistar Quito, envió a explorar la región del norte, a un ejército bajo las órdenes de Juan de Ampudia y Pedro de Añasco, quienes después de vencer, con gran dificultad a los indígenas pastos y patías, se enfrentaron en un combate de ocho días al cacique Payán, en el que cayó muerto, al igual que Ampudia, de un lanzazo en el sitio de Meztales (Timbío), la avanzada más al sur del territorio confederado. Posteriormente, las tropas españolas continuaron su ascenso hacia el corazón de lo que fueron los dominios de los caciques. En el sur, Belalcázar organizó un ejército para seguir las huellas de sus dos capitanes y tomarse la capital de Pubén. En su ascenso, tuvo lugar el primer combate de Belalcázar con las fuerzas confederadas, comandadas en esta oportunidad por el cacique Calambás. En el norte, el conquistador reclutó fuerzas adicionales con las que arrasó la región y reunido con Añasco planeó el asalto a la capital de Pubén. Después de varios meses de hostigamiento, en diciembre de 1536, un escuadrón de españoles, penetró en el asentamiento y asesinó a Calambás. Con la muerte de Calambás y Payán quedó despejado el camino para la sujeción y colonización de los indígenas de la región. Popayán se fundó en el mismo Valle de Pubén o Valle de Pubenza, en enero de 1537, día en que se instaló el Cabildo, y se nombró a Pedro de Añasco como primer alcalde de la ciudad. {{JUICIO DE LOS PIUREK-HIJOS DEL AGUA –DESCENDIENTES DE LOS PUBENENCES A SEBASTIAN MOYANO Y CABRERA ALIAS SEBASTIAN DE BELALCAZAR, QUIEN LA HISTORIA DE LA VOZ RACISTA Y COLONIAL LO DESCRIBE COMO EL CONQUISTADOR DE “POPAYÁN”}}. NOMBRE DE LA PERSONA JUZGADA: SebastiánMoyano y Cabrera. Alias: Sebastián de Belalcazar. DELITOS QUE SE LE IMPUTAN: Genocidio, despojo y acaparamiento de tierras, desaparición física y cultural de los pueblos que hacían parte de la Confederación Pubenence, tortura por medio de técnicas de empalamiento y ataque con perros asesinos a los fuertes guerreros Misak Pubenences y asesinatos de Taita Payan, Taita Calambas y Taita Yasguen. Hurto del patrimonio cultural y económico de la herencia Pubenence, repartición arbitraria de tierras, esclavitud por medio de la institución de las encomiendas, despojo forzado del NUPIR –gran territorio Pubenence-, violación de mujeres, esclavización de la mano de obra indígena para enriquecimiento ilícito. Imposición de costumbres y creencias como el cristianismo, profanación de sitios sagrados y desarmonización espiritual. Todo lo anterior con los siguientes agravantes: las conductas anteriormente descritas fueron realizadas con sevicia y dolo, bajo la voluntad deliberada de cometer un delito a sabiendas de su arbitrariedad. FUENTES DE LOS HECHOS PROBADOS: Todos los anteriores hechos fueron probados con lo descrito en las Crónicas, relatos historiográficos, reconstrucciones, expedientes de archivo muerto y archivo clasificado del Archivo Central del Cauca, Archivo General de la Nación, textos producto de investigaciones desde la academia convencional e historias fidedignas de la tradición oral de nuestros pueblos ancestrales Misak. DECLARACIÓN: Nosotros, PIUREK -hijos e hijas del agua, del sueño, la palabra y el aro iris, de los que no pudiste matar ni torturar nos encontramos hoy aquí, después de 485años reclamando justicia por la memoria de la resistencia y reexistencia de nuestros Taitas Payan, Yazguen, Calambas y Petecuy y Mama Machagara, de los miles de nativos que combatieron en las guerras sanguinarias. Este juicio lo enmarcamos dentro de un compromiso que tenemos frente a la memoria colectiva de nuestra sangre, razón por la cual estamos convocados a reescribir la historia liberándonos de toda huella producto de la colonialidad del saber. Declaramos que la estatua erigida desde la década de los 30 ́s (por iniciativa del que han disfrazado de poeta y estadista -siendo solo un racista y aristócrata-Guillermo Valencia), cuando Popayán conmemoro 400 años de la derrota de nuestros pueblos por la bota española genocida, hace parte de la violencia simbólica que nos ha oprimido y nos ha puesto en un lugar de olvido. Los pueblos ancestrales, no hacemos parte de la historia colonial, estamos vigentes desde nuestro DEBER Y DERECHO Mayor y primigenio sobre estos territorios, aún más en este territorio hoy llamado Popayán, por nosotros denominado YAUTU, centro político de la Confederación del Valle de Pubenza. Bien celebran algunos payaneses el día de la supuesta Fundación de Popayán, sin conocer la historia que antecedió a este suceso. El día de la fundación de Popayán, es un día de duelo, de invasión y saqueo territorial, porque la grandeza de lo que en algún tiempo fueron nuestros pueblos antes de la llegada del conquistador, se desdibujo con la sevicia de las tropas comandadas po rJuan de Ampudia y Pedro de Añasco, militares encargados del hoy juzgado. Hoy en el espacio llamado Morro de Tulcán, haremos justicia con la persona que tras el hambre de oro, llevo a nuestros pueblos a la reducción demográfica más alta, el más alto índice de desaparición de indígenas durante los primeros años de la conquista, a debacle demográfico que solo se puede comparar con las otras ciudades y poblaciones que también fueron víctimas del juzgado. DECISIÓN: El Consejo de Tatas, Taitas, Mayores, Mayoras, Shures y Shuras determina que Sebastián Moyano y Cabrera, alias Sebastián de Belalcazar, es culpable de TODOS los delitos aquí descritos y que por tal motivo es condenado a reescribir en la historia universal como GENOCIDA DE LOS PUEBLOS QUE HACÍAN PARTE DE LA CONFEDERACIÓN DEL VALLE DE PUBENZA. Se declara que el hoy llamado Morro de Tulcán, debe honrarse como Territorio Sagrado del Pueblo Misak como herederos directos de la Gran Confederación Pubenence, y por lo anterior debe quitarse y destruirse, ubicando a la Mama Machangara, Taitas: Payan, Yazguen, Calambas y Petecuy. Que Colombia y el mundo den cuenta que la conciencia y memoria histórica de los pueblos indígenas florece sobre estos territorios que han sido despojados. Que el clero y la clase política criolla, heredera de este legado genocida que han vivido invadiendo y explotando nuestra madre tierra, Sepan, nunca hemos sido vencidos y estamos aquí, con la fuerza de la gente. Esta es una invitación a revisar las mentiras que nos han contado sobre las cualidades del condenado: “descubridor, fundador, caballero e hidalgo”. A los desposeídos, a los procesos urbanos y rurales, intelectuales, estudiosos y críticos de la historia, las luchas estudiantiles, obreros y proletarios, al campesinado, al movimiento afro y negro, los llamamos a desalambrar los muros de la colonización europeo/ capitalista/ militar/cristiano/ patriarcal/ blanco y cuestionemos lo que nos han dicho que es la historia oficial, porque “Esto es de nosotros y de ustedes también” “Ipe namuykɵn, ñim merey kucha”. Finalmente convocamos al estado colombiano en su conjunto al territorio ancestral del pueblo Misak de la María Piedamo donde las Autoridades del Pueblo Misak Nunakchak y el Movimiento de Autoridades indígenas del Sur Occidente AISO exigimos la reparación histórica en tiempos de racismo, discriminación, feminicidios, corrupción y asesinato de líderes sociales. “RECUPERAR LA TIERRA Y RECUPERAR LA MEMORIA, PARA RECUPERARLO TODO” “SOMOS RAIZ Y RETOÑO” Emitido en KɵSRɵPɵL-verano largo del calendario cósmico Misak. A los 25 días del mes de junio 2020 del calendario gregoriano . COMUNÍQUESE Y CÚMPLASE. https://comarcadigital.com/global2019/81-ciudad/686-la-historia-detras-del-morro