Jueves 12 de agosto de 2021 / Derechos

Jaime del pueblo embera dovida en Xixón

en el día internacional de los PUEBLOS indígenas
LOS PUEBLOS INDIGENAS DEL CHOCÓ ESTAMOS AL BORDE DEL EXTERMINIO. De los indígenas embera somos pocos los que sobrevivimos al exterminio, y la situación actual es tan desesperante que 28 de nuestros jóvenes se han suicidado en lo que va del año. Se quitan la vida al verse reclutados y forzados a ir a la guerra, o a trabajar en los cultivos de coca.
Los Pueblos Indígenas Embera Dóbida, Chamí, Katío, Wounnan, Zenú y Tule del departamento del Chocó en Colombia, en la frontera con Panamá, estamos sitiados y somos víctimas de graves violaciones de los derechos humanos y del Derecho Internacional Humanitario por varios grupos armados, legales e ilegales, que han invadido nuestro territorio con la indiferencia cómplice del Estado colombiano. A pesar de que el Estado colombiano reconoció desde el 2009 que el conflicto armado y la exclusión nos tienen en riesgo de exterminio físico y cultural, no toma las medidas para evitarlo y cada día la situación empeora. Por eso con ocasión del día mundial de los pueblos indígenas, desde Gijón Asturias, denunciamos que: 1. Nuestro territorio ha sido invadido por grupos armados y está militarizado. Somos pueblos de paz, no nos gustan las armas, ni queremos personas armadas, ni grupos armados sean legales o no. Luchamos por vivir en paz, no queremos guerras. 2. Los armados invadieron nuestro territorio e invaden nuestra autonomía, interfieren las decisiones del gobierno indígena e irrespetan nuestro sistema de justicia. Han introducido en nuestra casa común sus formas violentas de solucionar los conflictos. 3. Nuestras comunidades viven en las orillas de los ríos de la selva, no tenemos carreteras. Los grupos armados controlan los ríos y nuestros movimientos, nos tienen confinados con violencia, cada día amenazan, asesinan, desplazan, violan mujeres y niñas, reclutan niños y hay combates dentro de nuestras comunidades entre el grupo paramilitar Autodefensas Gaitanistas y el Ejército de Liberación Nacional, ELN. Nos limitan la libre circulación, no podemos transitar después de las cinco de la tarde y nos toman como escudos humanos, no nos dejan huir de los combates. De los indígenas embera somos pocos los que sobrevivimos al exterminio, y es la situación actual es tan desesperante que 28 de nuestros jóvenes se han suicidado en lo que va del año. Se quitan la vida al verse reclutados y forzados a ir a la guerra, o a trabajar en los cultivos de coca. 4. El motor de estas guerras son los intereses económicos, tanto legales e ilegales: la minería y la agroindustria con proyectos de cacao, banano y ganado, y el negocio del narcotráfico que controla rutas y poblaciones a las que quieren involucrar y silenciar. 5. Los actores armados han sembrado minas antipersona en nuestros territorios interfiriendo con nuestras actividades de caza, siembra y pesca, agravando la crisis alimentaria y de salud, y causando graves afectaciones psicológicas y físicas. 6. Se incrementó el reclutamiento forzado de jóvenes, violando el Derecho Internacional Humanitario. Cuando logramos recuperar algunos jóvenes, son amenazados por haber pertenecido a otros grupos. 7. Los paramilitares están colocando a personas de su grupo dentro de las comunidades indígenas para controlarnos y someternos. 8. Los grupos armados imponen el silencio, nos prohíben denunciar y hacer pública la situación en la que nos encontramos. Hay una estrategia de miedo y de asesinatos múltiples para causar zozobra, silencio y desplazamiento. 9. A las acciones de los grupos armados ilegales se suman la complicidad, el abandono del gobierno que no nos protege ni cumple los compromisos firmados en el 2017 y en la minga de 2018. 10. La institucionalidad empeora los problemas pues sólo entiende como protección la militarización del territorio. 11. En el departamento de Chocó, los procesos de restitución de tierras en favor de los Pueblos Indígenas son respondidos por los usurpadores con amenazas de muerte. POR ESTO: Exigimos que los territorios indígenas del Chocó sean tratados como territorios de paz y se tomen las medidas necesarias para ello. Exigimos que se cumpla el Acuerdo de Paz firmado con las FARC y que se haga inversión social por encima de la estrategia militar. Exigimos que se dialogue con la guerrilla del ELN y que se desarticulen los grupos paramilitares. Exigimos que se garantice para los jóvenes la educación pública y el trabajo con derechos. Hacemos responsable al Gobierno Nacional y a la Unidad Nacional de Protección dada su negligencia ante nuestros problemas. 6. Exigimos que se tomen las medidas de protección ordenadas en las medidas cautelares por las altas cortes. Exigimos del gobierno nacional inversión social en las comunidades indígenas y el fortalecimiento de nuestra autonomía y del gobierno propio, fijando en el Plan Nacional de Desarrollo un presupuesto fijo que llegue al territorio. Exigimos que se fortalezcan los mecanismos propios para la protección, de la vida, como los defensores del territorio (URAMIA, guardia indígena). A los actores armados les exigimos: 1. Que abandonen nuestros territorios. Queremos la paz, no somos parte en esta guerra, los indígenas solo defendemos nuestra vida y nuestra autonomía. 2. Que no obliguen a nuestros jóvenes a ir a la guerra y que retiren los puntos de control que hay dentro de las comunidades indígenas. 3. Que respeten la vida de nuestras autoridades, líderes y comunidades; que respeten nuestra autonomía y nuestros procesos de resistencia como constructores históricos de paz y defensores de la vida en los territorios. 4. Que respeten el Derecho Internacional Humanitario. 5. Que no se involucren en nuestros conflictos internos ni en los conflictos interétnicos. 6. Que retiren las minas antipersona de nuestros territorios. A los organismos y organizaciones internacionales de derechos humanos solicitamos: 1. Que acompañen a las autoridades, líderes, comunidades y organizaciones indígenas y que hagan el monitoreo de la situación de los derechos humanos en el departamento del Chocó. 2. Que la ONU y los sistemas de derechos humanos visiten de manera urgente nuestros territorios, verifiquen y acompañen. 3. A la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que se otorgue medidas cautelares en favor de los Pueblos Indígenas del departamento del Chocó. Los pueblos indígenas tenemos derecho a existir, en nuestros territorios y con nuestras culturas.